viernes, 23 de junio de 2017

Génesis I. La letanía de la creación

Génesis I. La Letanía de la Creación.


Érase una vez una diosa, sumergida en un estado anímico de tedio y desidia. Había nacido en el mejor de los mundos y aun así, no encontraba su lugar. En su niñez fue una criatura alegre y llena de vida. Echaba de menos aquel tiempo en el que, para divertirse, sólo necesitaba asomarse por la ventana de su alcoba. El lejano momento en el que su madre tejía sueños en el enrejado de su futuro.

Llevaba demasiado tiempo dejando que la frustración se instalara en su estado de ánimo. Su habitual dinamismo e imaginación, estaba pasando por una crisis profunda de creatividad. Su humor empeoraba cada día, metida en el círculo vicioso de la falta absoluta de ideas, del aburrimiento que le producía vivir el día a día de la Ciudad de los Inmortales.

Aquel lugar era aséptico y organizado, fruto de cientos de generaciones de dioses, tan perfecto en forma y fondo, como los seres que habitaban en ella. Calles en cuadrícula, impolutas, ordenadas, la vida allí era tan planificada que no daba lugar a la sorpresa. Una invitación a la disciplina, a la jerarquía, al hastío de la inmortalidad. Lo que en un momento de su vida le pareció un regalo, se le antojaba ahora una condena.

Nació y vivió siempre en aquel sitio tan ajeno a su carácter. A la rebelde Bohyne le gustaban las líneas curvas, los colores, los sabores fuertes, todo lo que fuera intenso y despertara sus sentidos. Cualquier cosa que hiciera que la adrenalina se disparara por su sangre y la erizara la piel de su cuello era válido en su vida. Cualquier experiencia que rozara el límite que sus sentidos pudieran soportar era de su agrado.

Necesitaba tanto el caos como el respirar. Ella podía volverse gris o de colores mimetizándose con el medio, camaleónica y ciclotímica, un individuo raro dentro de su especie. Las líneas rectas y colores claros le volvían tranquila y reducían su capacidad imaginativa, por lo que aquella ciudad apagaba por completo su expresiva naturaleza, la parte creativa de su mente, la que en ese momento su psique llamaba a gritos, sin que ningún atisbo asomara.

Por eso Bohyne adoraba la Ciudad de los Seres Creados, anárquica, llena de vida, de sabores intensos, olores profundos, rojos salvajes, azules irrepetibles, amarillos insultantes y blancos sucios. Marginal, penetrante, aguda, apasionada y viva. Allí moraban los productos de sus perfectos congéneres, allí también residía su creado en contra de su voluntad. Por eso a veces se escapaba de su ciudad, para sentir en su piel la irreal experiencia de perder su inmortalidad en un mundo polidimensional.

Era entonces cuando la adrenalina se adueñaba de su cuerpo, jugando a interpretar un papel que no le correspondía a su estirpe. Cambiaba de nombre y de esencia para ser una creada más. Olvidaba por unas horas su condición y su sangre real, su esencia de engendrada. Paseaba con Soulas, su Soulas, su amado mortal, el único ser que era capaz de estar a su lado sin hacer preguntas ni recriminar su actitud, su compañero.

Nadie podía llegara a detectar su diferente naturaleza escondida bajo las mismas túnicas de los sirvientes de los dioses. Observaba los conflictos, las frustraciones y las pasiones de aquellos seres de segunda categoría. Se recreaba con las hojas de los árboles tiradas en el suelo de los parques y con el ruido de las conversaciones de aquellas excitantes criaturas. Paseaba por sus calles estrechas disfrutando del olor a comida y de las pintadas de las paredes llamando a la población a revelarse contra sus tiranos creadores, su pueblo.

Los creados eran seres radicalmente distintos a ella. Conscientes de su corto paso por la vida, no perdían el tiempo en rituales y en experimentos vanos, tan frecuentes en la ciudad de los Inmortales. Los pocos momentos que constituían su existencia eran vividos con fiera intensidad. Se amaban sin plantearse el concepto “para siempre”, y se odiaban de la misma manera. Capaces cada uno de ellos, de los peores actos y al mismo tiempo de llegar a las más altas cotas de altruismo. Toda esa mezcla de pasión emocionaba a Bohyne sobre todas las cosas. Hubiera regalado su condición de diosa por poder sentir en su interior aquellas pasiones.

Nada es igual cuando un gigantesco reloj de arena se cierne sobre la vida, las cosas no pueden esperar a mañana, porque mañana puede ser demasiado tarde. El amigo de hoy, puede ser un recuerdo en el futuro, si el dios creador decide poner fin a su obra y probar un nuevo modelo. La belleza de lo efímero, crea el delirio del ahora, la aceleración por sentir un presente que se desliza entre los dedos. La pasión que demuestra un ser que tiene su tiempo contado, que ni siquiera intuye cuándo será su fin, dista mucho de la desidia del ser inmortal, que puede posponer decisiones y procrastinar actos sin ninguna consecuencia. Por eso disfrutaba tanto de aquella Ciudad y de las fugaces vidas que paseaban por ella.

No quería ver a nadie. La habían acostumbrado a estar siempre rodeada de otros dioses, pero buscaba la soledad, o a lo sumo la intimidad con Soulas. Quería estar sola y esconder a todos su estado de ánimo. No deseaba mostrar a nadie sus frecuentes arrebatos de mal humor. Mascullar sus propias miserias, lejos de la civilización y sus semejantes, no dañaba a nadie. Se había convertido en una necesidad para ordenar ideas y mantener a los demás a salvo de sus ataques de genio.

El último contacto que tuvo con un semejante había terminado bastante mal. Repetir la experiencia no era inteligente, sumamente perjudicial para su incipiente vida social. Tendría que disculparse antes o después con el blanco de sus sarcasmos malintencionados. Era algo que tenía pendiente en cuanto su humor mejorara.

Su carácter, excesivamente independiente, se había manifestado desde niña. Su madre hizo esfuerzos titánicos por introducirla en una sociedad, en la que era la absoluta reina, en la que cada mirada estaba puesta en sus gestos, su apariencia y su familia. Ella había tenido la poca fortuna de nacer en el sitio menos adecuado para pasar desapercibida. Aún recordaba con horror su presentación en el mundo de los mayores. Entonces no entendía por qué su familia insistió tanto, en algo que a ella no la interesaba en absoluto. Ni llantos, ni rabietas, ni ruegos le habían servido. Le habían obligado a saludar a seres superficiales y a comportarse de acuerdo a unas normas sociales absurdas. Tardó años en pensar en aquello sin que se le erizaran los cabellos de la nuca.

No podía olvidar quien era y para lo que estaba destinada. Aquella era la frase que más le repetía su familia, la que culminaba y zanjaba las estériles discusiones con su madre Ceres. Le resultaba agotador ser sociable, aunque lentamente había descubierto los placeres del trato con sus semejantes. Jamás sería como su madre, no lo deseaba, ni envidiaba su globalidad. Su madurez consistió en la resignación. Nacer inmortal y de casta superior, le obligaba a guardar unas formas de comportamiento. 

Se había centrado en su trabajo de manera obsesiva. Se encontraba extraña desde su último descalabro, un revés imperdonable, sin explicación. Había estado planificando esa obra durante meses, pero tampoco había funcionado. Cientos de papeles, de dibujos, de fórmulas se habían quedado en trabajo baldío. Ni tan siquiera había sido capaz de terminar ese proyecto. Se sentía un arquitecto frustrado, un golpe duro a su soberbia. La obra había comenzado llena de ilusión, y se había quedado en un nada. Una vez más había fracasado.

Con absoluta perplejidad y sin poder dilucidar qué había pasado, aquel universo había colapsado sobre sí mismo en cuestión de horas. Empezó con una preciosa expansión y un espectáculo majestuoso, lo que hacía aún más dolorosa su destrucción. Pasó días estudiando qué variable había provocado aquel fracaso. La letanía solo no servía, se necesitaba un proyecto. La palabra actuaba directamente sobre lo escrito en papel con tinta tisionan.
El azul Tisionan era el color de los dioses, solo las Sumun lo vestían en las ceremonias más públicas. Si conseguir aquel colorante era una tarea difícil, convertirlo en tinta lo era aún más. Las imitaciones solo llegaban al añil intenso, pero los reflejos platas del auténtico solo podían obtenerse de un colorante natural obtenido de los pistilos de unas flores de las montañas. Cada fracaso era un desperdicio de tinta sagrada.

Pero lo que más le dolía era el precioso tiempo perdido. Había perdido mucho creando y destruyendo mundos que no terminaban de gustarle, proyectos inconclusos sin originalidad ninguna, que hacían mella constante en su humor. Pensó en cambiar de aires, irse una temporada de viaje, intentando fecundar su ingenio, viendo un mundo más imperfecto que aquella odiada ciudad en la que vivía. La gustaba viajar sola pero no tenía ocasión de hacerlo. Soulas la seguía, así que terminó por viajar siempre con él.

Amaba a ese ser. Era su debilidad, su primera creación espiritual, un ángel al que tuvo que destruir sin tener valor de hacerlo. Se había convertido en su sombra. Nada ocurría fuera de la presencia del que quien se transformó en compañero habiendo nacido creado.
Se reía de la ley le obligaba a vivir con el resto de creados pasando todo el tiempo que podía al lado de su creadora. Mucho más del que se consideraba correcto en su mundo. Soulas era su mitad.

Bohyne sabía que su subconsciente, no estaba trabajando para ella como había hecho en muchas ocasiones. Su psique estaba inmersa en el cero absoluto, la nada más silenciosa, nadando en el lago de Yukis, narcotizada y terca por sacarla de aquella cruel indolencia. Las luces, las formas y los sonidos de su último experimento ya sólo sobrevivían en su cabeza. La idea fue excelente, pero no lograba saber qué parámetro había fallado en su modelo. Había recitado la Letanía y escrito su proyecto en tinta Tisionan pero no funcionó. Era una buena matemática, lo único que había necesitado era juntar materia y antimateria, el uno y el menos uno, la energía positiva con la negativa. El resultado habría sido el mismo que el de otras veces, no había desechos, simplemente todo desaparecía, su mundo no se contaminaba, ningún otro dios sabía de la existencia de sus ensayos, su intimidad y su imagen quedaban protegidas.

Formaba parte de su idiosincrasia ser perfeccionista, excesivamente exigente consigo misma, hasta el punto de que Bohyne era la peor enemiga de Bohyne. Caprichosa, estricta con sus creaciones, buscaba el modelo perfecto, el universo estable que no se saltara, ni los principios físicos elementales, ni los complejos. Aquella mañana se levantó obcecada por romper aquella racha infructuosa. Su madre le había dicho cientos de veces, si lo sueñas lo tienes. Necesitaba la valentía suficiente, el estado de ánimo favorable para acabar con la inercia que le marcaba. Se concentró mirando fijamente las rayas de su mano, frunció el ceño mientras recitaba la Letanía de la Creación, en voz baja, casi susurrando entre sus labios. 

Yo Bohyne me presento ante la energía del Universo
Para pedirle que la creación comience
Que el cero se disocie en su suma
Que el uno se escinda del menos uno.

Yo Bohyne me presento ante la disociación
Para pedir que la materia aparezca
Que la energía fluya entre mis manos con esta sagrada Letanía
Que los especulares no se encuentren y todo se destruya.

Yo Bohyne me presento ante la materia
Para pedir que el universo se forme
Que el germen de todo se forme en un único punto
Que el punto reviente y expanda.

Un precioso punto incandescente se estaba formando al mismo tiempo que sus palabras obraban el milagro. Un sonido en su espalda la descentró y el incipiente milagro desapareció en la nada.

- Ding, dong.

El timbre de la puerta volvió a sonar. Un mohín de disgusto se dibujó en su cara. No esperaba a nadie. Había dejado muy claro a todo el mundo que pasaba por uno de sus periodos de reclusión. Que no iban a ser bien recibidos. Que no quería trucos ni excusas. No entendía quien osaba perturbar su paz, en el peor momento posible.

- Ding dong, ding dong, ding dong…

Fuera quien fuera, estaba claro que no se iba a ir de allí hasta que abriera la puerta. Fuera quien fuera, desde luego, era valiente, más incluso que eso, osado. Cuando se sentía perturbada en su paz interior, dolida en su ego o simplemente molestada, podía tener un genio endiablado. Suerte que ese genio aparecía y desaparecía de la misma manera. En décimas de segundo, estallaba y minutos después volvía a ser la encantadora criatura que era siempre. Llevaba toda la vida intentando controlar estos arrebatos de mal carácter sin demasiado éxito. Los que le conocían, sabían de esa dualidad tan característica de su personalidad.

En aquel momento no estaba presentable, ni de cuerpo, ni de espíritu y no tenía ganas de hablar con nadie. Su mal humor creció por momentos, aún más pensando en aquel punto que desapareció de sus manos.

- Ding, dong
- ¡Qué ya voy! ¿Quién eres?
- ¡Quieres abrir de una vez hermanita! Soy Laska, ¡pedazo de lenta!
- ¡Vale, no me quemes el timbre! ¿No te han dicho que no quiero ver a nadie?

Su hermana mayor apareció sonriente por la puerta con una botella de ambrosía en la mano. Aquella diosa era el símbolo del equilibro y la elegancia. El vivo retrato de su madre, de modales absolutamente exquisitos, nadie podía enfadarse con ella. Cariñosa, inteligente, proactiva y constantemente preocupada por su Bohyne, su pequeña, el ser al que había idolatrado desde el día que nació, a la que miraba durante horas en su cuna y nunca se cansaba de jugar con ella. La única persona que podía controlarla sin ningún esfuerzo. Le enseñó a andar, a vestirse, a hablar sin tartamudear, Bohyne era mejor gracias a aquella criatura que le miraba sonriendo de medio lado.

- ¡Venga, que no tengo todo el día y me aprietan los zapatos!
- No sé cómo te mantienes en equilibrio sobre ellos.
- Se llama maña, mezclada con fuerza de voluntad, deberías intentarlo y quitarte esas zapatillas horrorosas que llevas.
- Son cómodas y me gustan.

Su mal humor estaba desapareciendo. Se apartó para que su hermana pasara.

Entró en su apartamento como una exhalación. Descalzó sus pies y se sentó en el sofá, mientras descorchaba la ambrosía.

- ¿Aún no tienes creados que te sirvan?
- Mejor no te contesto.
- Te hubieras ahorrado tener que abrirme tú, y yo el tener que mirar esa cara malhumorada que tenías cuando me viste.
- Sabes que no me gustan.

Laska suspiró y puso los ojos en blanco.

- Es la mejor ambrosía de la ciudad. Haz algo y trae dos copas antes de que se caliente.
-  Llegas y te pones a dar órdenes.

Ambas se miraron sonriendo enseñando sus perfectos y blancos dientes.

- ¿Qué estabas haciendo? Seguro que algo importante.
- Cosas.
- Ya empezamos con tonterías. Y dile a Soulas que no se esconda, que sé que anda por ahí. ¡Soulas sal si estás presentable que ya te habrá dado tiempo a vestirte!
- No está, así que no te esfuerces.
- Mejor, sabes que tenías que haber destruido a ese engendro, no sé qué puedes ver en él. Estos prototipos siempre dan problemas. Mejor que salga poco a la calle. No estaría de más que tú también salieras un poco a divertirte. Se te va a quedar color verde como no te dé el aire.
- Sabes que soy incapaz de destruirlo. ¿Viniste para recriminarme algo hermanita?
- No cariño, nos tienes preocupados. Llevas días perdida en tu mundo. ¿En qué te entretienes?
- En nada
- No te creo embustera, ¡venga, suelta!
- Creando
- ¡ja, ja, ja! ¿De verdad estás creando? ¿Te la sabes?
- ¿La Letanía?, pues claro que me la sé, desde hace años. De memoria
- ¡A ti no tengo que decirte que es secreta y que está prohibido usarla! Solo pueden las Sumus de Tisionan. Sólo ellas pueden conocerla. Mejor que esto no salga de aquí.
- Espiaba a mamá cuando la recitaba. Me sé el catorce también.
- ¡Vaya con mi pequeña! ¡Yo también le espiaba! Ja ja ja, pero cuidado con el verso prohibido. Mamá es mamá.
- ¡ja, ja, ja! A la todopoderosa Ceres le salieron dos cotillas. Creo que de todas formas me falta un trozo.
- Escribe y te digo, sabes que recitada es peligrosa.

Bohyne fue a por papel, un bolígrafo y empezó a escribir la Letanía, Laska la miraba por encima del hombro.

- ¿Ves? No te la sabes, acabas de saltarte una frase.

El corazón le dio un vuelco, ahora tenía la causa de los fracasos anteriores, no la recitaba entera, por eso sus universos colapsaban, por eso eran inestables. La visita de su hermana había sido determinante. Hasta una sola letra podía hacer estragos.

- ¡Escribe cabeza hueca! “… Tisionan guía la fuerza de la materia….” Si las cosas se hacen, se hacen bien.
- Gracias cariño, no sé qué hubiera hecho sin ti.
- Ahora cuando yo me vaya quema el papel con incienso, la Letanía merece un respeto, y que esto no salga de aquí o vamos a tener un problema con los Sumus. Mejor que mamá no se entere, no le va a gustar ni un poquito, por mucho que terminemos siendo Sumus.
- Mamá las sabrá controlar, no conozco a nadie como ella para eso. En eso os parecéis.
- No me adules hermanita, no vas a librarte de hablar con tu madre. Invéntate una excusa creíble. Una resaca de ambrosía es una buena, con la cara que tienes seguro que se lo cree.
- ¡Sabes que me va a regañar como vea el desastre que tengo aquí montado!
- No seas injusta, es tu madre y te quiere. Voy a abrir un canal para que habléis. ¿Quién te crees que me mandó aquí? Sonríe que no te vea con esa cara tan seria. Yo me pensaría tener un creado doméstico que te ayude con todo esto, cuando te canses lo destruyes.
- Yo no hago esas cosas, son seres vivos.
- Pero inferiores. Cielo, no sé de dónde sacas esas ideas tan extrañas.

Laska unió las dos manos frente a su pecho, con los dedos apuntando al techo y los separó despacio. Bohyne aguantó la respiración. Se estaba abriendo un canal de comunicación para que hablara con su madre. Desde su reclusión no había hablado con ella y sabía que le esperaba una regañina.

- ¡Ya era hora, hija díscola y desagradecida!
- Mamá, no empieces. Hace solo una semana que no me ves. Ni he crecido, ni engordado, ni tengo más novedades, solo quería estar sola.
- ¿Cómo estás, mi amor? Me tenías preocupada, llevo intentando abrir un canal contigo desde hace días y no me contestas. Sabes que no me gusta que pasen los días sin hablar contigo, no importa lo que tenga que hacer (…), tú eres mi niña y eres lo primero (…). Espero que te hayas alimentado bien y que no te estés metiendo en líos (….) No me pongas esa cara. ¿Me escuchas Bohyne?
- Si mamá, te escucho, alto y claro.
- Ya te habrá dicho Laska que papá y yo nos vamos de vacaciones. Ahora no hay reuniones de Sumus y podemos hacernos una escapadita, ya sabes lo absorbentes que son esas mujeres, no saben vivir si no se les dirige, me agotan, me exprimen, me aburren soberanamente, pero no tengo más remedio que soportarlas…
- Si mamá.
- Tus hermanos también andan desaparecidos. Crías hijos para que a la mínima se olviden de ti y….
- ¡Mamá, escucha! Te prometo que mañana voy a verte, como contigo, pero no me calientes la cabeza, ahora estoy en otras cosas.
- De acuerdo Bohyne, a veces me olvido de lo que has crecido, ¡eras una niña tan bonita! ¡La más inteligente de la ciudad!
- ¡Ja ja ja! ¡Mamá, para ya!
- Te veo mañana princesa, vente a comer. Recuerda que te quiero
- Hasta mañana mamá, yo también te quiero.
Laska cerró las manos con una sonrisa socarrona y traviesa en el rostro.
- Adoro a mamá
- Y yo, pero cuando se pone a hablar no hay quien la pare… ja ja ja. Esto ha sido una encerrona, me las vas a pagar.
- No lo dudes, pero no soporto que te recluyas, hace un día precioso ahí afuera y tú te dedicas a criar champiñones o universos, que para el caso es igual de aburrido. Me tengo que ir, tómalo como una visita de cortesía, no me has traído ni las copas, mételo en la nevera y tómatelo luego con tu amigo…!Ah! y ¡ordena un poco esto que no vives en una pocilga! Si quieres mando a alguien a que te ayude.
- Ni se te ocurra, metomentodo. Ja ja ja.

Se puso los zapatos, cogió su bolso y estrechó a Bohyne contra su pecho. Laska le besó el pelo, la frente y las mejillas como sólo ella sabía hacerlo. Le cubrió de besos sonoros y cálidos, besos con su propia marca, con su olor y sabor, tan especiales como ella. Bohyne aspiró el olor de su hermana y con él, los recuerdos de su infancia. Se sentía protegida cuando podía sentir a Laska tan cerca. Sólo ella era capaz de llenarla de energía y de aplacarle, de convencerle de casi cualquier cosa. Era otra diosa cuando estaba en su presencia, la diosa que quería ser, la que no tenía que ocultar nada, por miedo a que la hicieran daño. Le acompaño a la puerta, lo último que vio fue su sonrisa antes de darse la vuelta y desaparecer en el ascensor.

Volvió al salón a sentarse en el mismo sitio donde segundos antes estaba su Laska. Aún estaba caliente. Dobló su cuerpo, haciéndose un ovillo y su cabeza se puso a trabajar a toda velocidad. Estaba tranquila, ahora había encontrado la respuesta, la Letanía estaba completa y podría dedicarse a crear. Se acercó a la nevera, guardó la botella de ambrosía y se puso un vaso de agua, tenía un nudo en la garganta, esta vez saldría bien. Su hermana le había dado la clave. Había detectado el error que tanto tiempo llevaba buscando.

Respiró profundo, repitiendo en su cabeza la frase que le había faltado en sus experimentos fallidos. Quemó el papel con incienso en un vaso de rituales que tenía en la hornacina dorada de su cuarto. Ahora sí, las palabras iban a transmutar la nada en materia. Se puso a recitar con la voz dulce del lenguaje antiguo de los dioses. El hablado solo en las ceremonias. El prohibido fuera de ellas...

Yo Bohyne me presento…

….tú que haces del todo un algo….

Una luz fría, fluorescente, de intenso azul eléctrico, inundó la estancia. Una sensación de placer en su estómago la despistó, durante una décima de segundo. Volvería a ocurrir, un nuevo universo estaba a punto de surgir, de la nada, de la energía de sus palabras. Miró fijamente la luz, que empezó a concentrarse en un punto incandescente, de un blanco doloroso, inmaculado y vivo. La Letanía estaba funcionando, sacando de su cuerpo la energía que iba a convertir su pensamiento en materia. Esta vez saldría bien. La luz era fuerte y solo llevaba la mitad de la invocación.

….saca de mí la fuerza para que la materia sea creada…

Aquella diminuta canica empezaba a quemar su piel y a pesar demasiado. Dio la vuelta a su mano. El punto luminoso saltó de ella con vida propia y quedó suspendido en el aire.

…. De tu génesis salga de la energía de mi mundo…

Las trece estrofas habían sido pronunciadas. La suerte estaba echada.

Se sentó a esperar, agotada y extasiada, ilusionada y expectante, tres, dos,… El punto cada vez más pequeño y brillante…uno, cero. Toda la materia y la energía de aquel espacio-tiempo concentrada en un punto infinitesimal. La luz cegó sus ojos y todo saltó por los aires, el Big Bang había comenzado. Ahora se empezaría a formar la materia de nuevo, había recitado aquellas frases, con toda su pasión y había funcionado.

Su cuerpo apenas había resistido el trance. Poco a poco, volvió a abrir los ojos, un poco mareada, desorientada y agotada por la experiencia creadora. Ya no se podía parar, la invocación del génesis estaba funcionando. La Letanía formando un comienzo, como había ocurrido tantas otras veces. Su intuición la alertaba de que aquella vez sería radicalmente distinta. Había trabajo que hacer, problemas que solo el ensayo prueba-error podría resolver. Otra vez el método científico se imponía a sus conocimientos.

La fastidiosa antimateria, base fundamental de sus creaciones, volvía a dar problemas. Si la juntaba con la materia se volvía a formar la nada y la pasión puesta en recitar la Letanía habría quedado como un cuento para niños, una vez más. Muchos universos se perdieron por aquel deshecho de materia. Tenía que aislarla en algún lugar a mano, tal vez tendría que volver a utilizarla.

-  La dejaré toda junta en un rincón.

Todo estaba ocurriendo como se había escrito con la tinta sagrada, pero no era lo mismo imaginarlo que verlo.

-  Nunca pude imaginar que fuera así.

Recuperado el conocimiento y la fuerza, era hora de disfrutar del espectáculo. El génesis, el principio, todo limpio, todo nuevo, todo por hacer, una experiencia excitante para su mente imaginativa. Colores metálicos brillantes, formaban nubes de gases en medio de un espectáculo trepidante de luz y sonido. Un pase privado solo para sus sentidos, solo para sus ojos. Millones de años después habría inteligencia en ese universo, e intentarían saber qué ocurrió, ella se ocuparía de que aquella inteligencia pudiera surgir de la masa inerte.

Recuperado el humor y el entusiasmo, empezó a canturrear, y la vibración de su voz aglutinó los gases que dieron lugar a planetas y estrellas, un caleidoscopio de colores y formas. En la estrofa diez se aparecía la luz de los dioses, el mayor orgullo de su mundo. Las longitudes de onda se mezclaban. Ella podía sentarse a admirar un espectáculo que antes se le antojaba soso y aburrido. Había tanto por ver, que no daba abasto en fijarlo en su retina.

En cualquier sitio podía ver las nubes de gases en espiral, empezando a moverse y convertirse en millones de puntos luminosos. Tendría que elegir una, solo una, para observar detenidamente su funcionamiento. Seguir la formación de varias era una locura, excesivo trabajo para tan poca recompensa. A las pocas horas de la explosión letánica, no podía ver hasta donde se estaba expandiendo su universo.

Se sentía feliz, la aparición de su hermana había sido providencial. Agotada, se fue a dormir. Cayó exhausta encima de su cama sin que le diera ni siquiera tiempo a quitarse la ropa.

Así fue como el primer día Bohyne creó el universo.

El verbo se hizo materia y la letanía formó la masa.  



No hay comentarios:

Publicar un comentario